La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

La colección más grande del mundo de barcos a escala hechas por un mismo modelista

domingo, 29 de noviembre de 2015

HMS Hood 51


Escala 1:400 Marca Heller (Score 5/10)





Escala 1:720 Marca Italeri (Score 9/10)







HMS Hood (número de asignación 51) fue un crucero de batalla británico, buque insignia y orgullo de la Marina Real de la Gran Bretaña, diseñado como una versión mejorada de la clase Corageus. Recibió el nombre en honor al almirante del siglo XVIII Sir Samuel Hood, primer vizconde Hood.

Estaban proyectadas cuatro unidades, pero sólo el "Hood" se realizó; las otras tres hubieran llevado los nombres de Anson, Howe y Rodney, y aunque todas ellas fueron puestas en grada no llegaron a completarse más allá de un 3 ó 4%. Sus nombres fueron utilizados en sendos acorazados de la clase King George V, los dos primeros, y en otro de la clase Nelson, el tercero. A raíz de la dramática experiencia de la Batalla de Jutlandia en la que los alemanes hundieron 3 cruceros de batalla y 3 cruceros pesados británicos, el proyecto se modificó, incrementándose en un 50% el grosor del blindaje, lo que redujo la velocidad inicial proyectada en dos nudos.

Botado en 1918, completado en 1920 y modernizado muy superficialmente a través del tiempo, era un elegante buque de esbeltas líneas, con una eslora de 263 m, 32 m de manga y 49.000 toneladas de desplazamiento. Estaba armado con 8 cañones de 381 mm en 4 montajes dobles, dos tubos lanzatorpedos de 52,5 cm en ambas bandas, con un armamento secundario de 12 cañones de 140mm, en posiciones simples escudadas y 8 piezas dobles de 102 mm en manteletes abiertos. En 1940, se eliminaron los cañones de 140 mm y se sustituyeron por 8 cañones en montajes dobles de 102 mm. Fue clasificado como "Crucero de batalla" y en su tiempo era el barco más grande del mundo.

Transportaba a 1.400 hombres y su principal debilidad, muy generalizada en las construcciones navales de la época, era su escaso blindaje horizontal, con una cubierta principal de 37 mm (76 mm sobre los pañoles de municiones) y una cubierta de protección de 52 mm.

Basta compararla con la protección horizontal de los acorazados de la serie Prince of Wales, que era de 150 mm (170 mm sobre los pañoles) y 50 mm, respectivamente. La protección vertical era, por el contrario, bastante más completa, con una faja de 305 mm en la obra muerta, que se estrechaba hasta 152 mm en los extremos del buque y a 76 mm en su parte más baja. Esta coraza se inclinaba 12º, con el entrante en la parte inferior. Por encima de esta faja, el reducto, entre la cubierta de batería y la cubierta principal, tenía un blindaje de 178 mm.

La protección submarina la constituía un doble casco integrado con mamparos longitudinales internos, diseñados para absorber explosiones submarinas. Finalmente, las barbetas de la artillería principal tenían un espesor de 305 mm, y el blindaje frontal de las torres era de 381 mm (el posterior era de 125 mm); la torre de mando tenía un espesor de 280 mm.

Participó en muchas travesías de representación en las colonias inglesas entre 1920 y 1939. Durante este período, sólo sufrió una modificación de importancia, en 1931, al instalarse en el extremo de popa una catapulta y una dotación de cuatro hidroaviones. Por otra parte, sus máquinas y calderas nunca fueron modificadas, ni se sometió a un recorrido completo en el astillero, por lo que en 1939 se encontraba en bastantes malas condiciones y apenas alcanzaba los 30 nudos. El inminente estallido de las hostilidades hizo que el Almirantazgo decidiera cancelar las modificaciones proyectadas, que contemplaban reemplazar toda la artillería secundaria por 8 torres dobles de 133 mm (al igual que los acorazados del tipo Prince of Wales que se estaban construyendo) y sustituir las calderas por otras de tipo más moderno, tal y como se había hecho, con gran éxito, en el HMS Renown.

Durante el inicio de la Segunda Guerra Mundial, estuvo destinado en la Home Fleet, en aguas metropolitanas británicas. Tras unas breves obras en las que se desembarcó la artillería secundaria, fue destinado, en junio de 1940, a la Fuerza H, con base en Gibraltar. El 3 de julio participó en el bloqueo del puerto de Mazalquivir, hundiendo junto con otras unidades británicas varios navíos franceses ahí anclados, entre ellos los acorazados Provence, Bretagne y Strasbourg. En septiembre de ese mismo año regresó a la Home Fleet, participando en la infructuosa caza del DKM Scharnhorst y el DKM Gneisenau en el marco de la Operación Berlín a cargo del almirante Günther Lutjens, en marzo de 1941.

Estando el 24 de mayo de 1941 en Scapa Flow, recibe la orden de marchar a interceptar el Bismarck, pues sus cañones podían equipararse a los del enemigo. A la altura de la salida del estrecho de Dinamarca, interceptó a la formación alemana compuesta por el acorazado Bismarck y el crucero pesado Prinz Eugen dirigidas por el almirante Günther Lutjens.

Al mando del vicealmirante Lancelot Holland, el "Hood" y el "Prince of Wales" abrieron fuego con sus torres delanteras a una distancia de 22 km, empeñando desde larga distancia el combate, lo que se tradujo en la inmediata respuesta de los alemanes. Esto fue un error táctico fatal de parte de los ingleses, justamente porque atrajo antes de tiempo la respuesta alemana que Lutjens retenía y los fatales tiros en caída vertical.

Holland intentó rápidamente cerrar distancias a la máxima velocidad para evitar los mortales tiros en caída vertical. El avance se hacía disparando las torres delanteras; se avanzaba a la mayor velocidad posible debido a la conocida debilidad del "Hood".

A las 6.00, a 7 min de comenzado el combate y cuando ya viraba para poder emplazar las torres de popa para hacer una salva artillera completa, una salva (la sexta) del "Bismarck" le alcanzó en algún lugar al lado del mástil de popa, penetrando profundamente hasta la barbeta y hace estallar los depósitos de cordita de las torres traseras.

Una llamarada más alta que el mástil surgió por unos instantes, y a continuación el gran navío explotó violentamente, expulsando las torres traseras y partiéndose en dos. La popa se hundió rápidamente y la parte delantera lo hizo más lentamente, lo que pudo facilitar el disparo de las torres de proa como una postrer despedida antes de hundirse y que sobrevivieran algunos marinos. Estos últimos disparos tuvieron lugar a consecuencia de la explosión espontánea de las cargas de propulsión. Finalmente, sólo se salvaron tres marineros.

El HMS Invencible de Sir Horace Hood tuvo el mismo fin, 25 años atrás. Su fin sembró de alegría a la tripulación del Bismarck y al almirante Lutjens. Al capitán Schneider (director de tiro) se le concedió la Cruz de Hierro.

En julio de 2001, sus restos fueron hallados, ampliamente desperdigados en el fondo oceánico. Fueron descubiertos a unos 3 km de profundidad, y causó una grave sensación entre el pueblo británico descubrir que una de sus naves descansaba reducida a un campo de restos metálicos, mientras que el acorazado alemán Bismarck que provocó esa destrucción, tras haber sido bombardeado y torpedeado sin piedad, estaba prácticamente de una pieza y perfectamente reconocible.

Son reconocibles, la popa del navío y su proa casi intactos, la sección media está volteada y la torre cónica esta en perfecto estado,lejos del campo de escombros a lo que está reducido el resto del otrora símbolo del orgullo británico.

El aparato de propulsión consistía en 4 grupos de turbinas de vapor con engranajes reductores, un grupo por eje, alimentados por 24 calderas, repartidas en cuatro salas, todas a proa de las salas de máquinas, con dos chimeneas: en conjunto, la potencia era de 144.000 CV a cuatro hélices, y la velocidad en pruebas, superior a los 32 nudos.


Astillero J.Brown & Co., Clydebank, Inglaterra
Clase No constituía clase.
Autorizado 17 de abril de 1916
Puesta en grada 1 de septiembre de 1916
Botado 22 de agosto de 1918
Asignado 5 de marzo de 1920
Destino Hundido el 24 de mayo de 1941 en la batalla del Estrecho de Dinamarca.
Características generales
Desplazamiento 42.100 tons
46.200 tons plena carga
Eslora 247 metros en la línea de flotación
263 metros en total

Manga 31.5 metros
Calado 9 metros máximo
Blindaje 381 mm frontal de las torretas
305 mm lateral /37-50 mm cubierta

Armamento 8 cañones de 381 mm, dos tubos lanzatorpedos de 52,5 cm en ambas bandas, armamento secundario de 12 cañones de 140mm, en posiciones simples escudadas, 8 piezas dobles de 102 mm en manteletes abiertos.
Propulsión 4 hélices de 3 palas, 6 metros de diámetro
Velocidad 30 nudos (60 km/h)
Autonomía 11.500 km a 16 nudos (30 km/h)
Tripulación 1,421 hombres
Aeronaves Ninguno
 
 

HMS Hero H-99 - HMCS Chaudière


Escala 1:500 Modelcraft (Score 2/10)





La clase de H era repeticiones del la clase G, pero ucon na solución más satisfactoria para alcanzar mas elevación de los cañones, cambiando el extremo del trasero de las armas, los montajes Mk.XVIII podrían elevarse a 40° sin la necesidad de los pozos de la cubierta. A pesar de la disponibilidad de tubos quintuples para torpedos estos no bubieran cabido.

Diseñados con mejoras y el uso creciente de la soldadura dio lugar a una disminución del desplazamiento de unas 50 toneladas. El Hero y Hereward vieron la introducción de un nuevo estilo del puente que llegó a ser estándar en todos los destructores reales de la flota de la marina de guerra. Esto era necesario ya que el Hereward llevaba un prototipo del montaje del arma de 4.7 pulgadas que debía ser portada en las clasesTribal y J, K y N.

Esta arma tenía una altura de 13 pulgadas más alto que las armas anteriores, por lo tanto era necesario levantar la timonera para que el sobresaliera a la tapa. Levantar la timonera significó que tuvo que ser colocado delante de, más bien que debajo, el puente y fue inclinado, armado hacia el frente, dando por resultado una forma característica de la cuña, con una azotea que se inclinaba para dar al puente una visión mejorada

Internamente, la clase de H era igual a la clase de G, excepto el Hyperion, que recibió un solo tipo caldera Johnson que era más pequeña. Todas las naves tenían mástiles de poste longitudinal y fueron equipadas con TSDS (barridos de dos velocidades para minas.)
 
 

HMS Harvester H-19 - Jurua


Escala 1:500 Modelcraft (Score 1/10)





La clase de H era repeticiones del la clase G, pero ucon na solución más satisfactoria para alcanzar mas elevación de los cañones, cambiando el extremo del trasero de las armas, los montajes Mk.XVIII podrían elevarse a 40° sin la necesidad de los pozos de la cubierta. A pesar de la disponibilidad de tubos quintuples para torpedos estos no bubieran cabido.

Diseñados con mejoras y el uso creciente de la soldadura dio lugar a una disminución del desplazamiento de unas 50 toneladas. El Hero y Hereward vieron la introducción de un nuevo estilo del puente que llegó a ser estándar en todos los destructores reales de la flota de la marina de guerra. Esto era necesario ya que el Hereward llevaba un prototipo del montaje del arma de 4.7 pulgadas que debía ser portada en las clasesTribal y J, K y N.

Esta arma tenía una altura de 13 pulgadas más alto que las armas anteriores, por lo tanto era necesario levantar la timonera para que el sobresaliera a la tapa. Levantar la timonera significó que tuvo que ser colocado delante de, más bien que debajo, el puente y fue inclinado, armado hacia el frente, dando por resultado una forma característica de la cuña, con una azotea que se inclinaba para dar al puente una visión mejorada

Internamente, la clase de H era igual a la clase de G, excepto el Hyperion, que recibió un solo tipo caldera Johnson que era más pequeña. Todas las naves tenían mástiles de poste longitudinal y fueron equipadas con TSDS (barridos de dos velocidades para minas.)

HMS Exeter D-89


Escala 1:700 Marca Dragon (Score 7/10)





El HMS Exeter (D89), es un destructor del segundo lote del tipo 42 perteneciente a la Marina Real Británica. Se trata del quinto barco en la historia de la Royal Navy en ser bautizado con ese nombre, en honor a la ciudad británica del Condado de Devon. El buque fue botado el 19 de septiembre de 1980.

El HMS Exeter ha participado en varios conflictos bélicos por todo el mundo como la Guerra de Las Malvinas o la Guerra del Golfo de 1991.
Clase Tipo 42
Tipo Destructor
Iniciado 22 de julio de 1976
Botado 25 de abril de 1978
Asignado 19 de septiembre de 1980
Baja 27 de mayo de 2009[1]
Destino en espera de destino
Características generales
Desplazamiento 4.820 t
Eslora 125 m
Manga 14,3 m
Calado 5,8 m
Sensores Radar de vigilancia aérea Tipo 1022/965P
Radar Tipo 996/992Q 3-D de vigilancia
2 Radar Tipo 909 GWS-30 de control de fuego
Radar Tipo 1007 de navegación
Sonar de busqueda Tipo 2050 / 2016
Sonar Tipo 162
Armamento lanzador gemelos para misiles GWS-30
cañón naval de 114 mm (4.5")
2 Phalanx CIWS de 20 mm
2 cañones Oerlikon / BMARC 20 mm L/70 KBA en montajes simples GAM-B01
Propulsión COGOG (Combined Gas or Gas)
2 turbinas Rolls-Royce Olympus para alta velocidad
2 turbinas Rolls-Royce Tyne para velocidad de crucero
2 hélices
Potencia 50.000 hp + 8.000 hp
37,5 MW + 6 MW
Velocidad 30 nudos (Olympus)
18 nudos (Tyne)
Tripulación 274 hombres
Aeronaves 1 x Westland Lynx HAS / HMA
Equipamiento aeronaves cubierta de vuelo y hangar

La clase fue diseñada a mediados de la década de 1960 para suministrar un sistema de defensa de área mediante su compleja electrónica, sus radares y los misiles Sea Dart. En total catorce buques fueron construidos en tres lotes distintos, ochos de los cuales, que pertenecen a los Lotes 2 y 3, continúan en servicio en la Marina Real Británica. Los dos construidos para la Armada Argentina, correspondientes al Lote 1, tuvieron ciertas diferencias sobre los británicos, ya que ambos fueron armados con misiles antibuque MM-38 Exocet. La combinación entre estos buques y las fragatas Tipo 23 forman la espina dorsal de la Marina Real Británica. Los HMS Sheffield y Coventry fueron hundidos durante la Guerra de Malvinas; esta guerra fue la única en la historia en la cual dos barcos de superficie del mismo diseño estuvieron en bandos contrarios.

Las dos unidades argentinas están destacadas en la Base Naval Puerto Belgrano: ARA Santísima Trinidad (D-2), radiado del servicio activo, terminó siendo utilizado para proveer repuestos a su gemelo, ARA Hércules (B-52), que fue mayormente convertido en Chile (ASMAR, Armada de Chile) y luego en Argentina - (ARPB, Base Naval Puerto Belgrano, Armada Argentina) durante finales de la década de 1990s, expandiendo la cubierta de vuelo y los hangares para recibir y operar hasta dos helicópteros Sea King con misiles Exocet AM39, y una mejora de los sistemas electrónicos; participando la estatal argentina INVAP en la reconversión. Tras dejar la Primera División de Destructores, en 1994 pasó a ser comisionado al Comando Naval Anfibio y Logístico (COAL), operando como "transporte multipropósito rápido", y con nuevo apelativo, B-52 (a su incorporación fue el D-28, cambiando luego por D-1).

Los Tipo 42 fueron desarrollados para complementar a los cruceros de defensa aérea Tipo 82 Bristol, con la intención de dar la protección para el proyectado portaaviones CVA-01. Cuando ambos fueron cancelados por el gobierno laborista de 1966, propusieron al Tipo 42 como un diseño con las mismas capacidades que el más grande Tipo 82, pero en un coste mucho inferior. La clase fue desarrollada para operar con el misil Sea Dart, un arma antiaérea con un motor de combustible líquido, dirigida, mar-aire, de gran alcance (más de 40 kilómetros) y Mach 2, que fue desarrollada para operar, originalmente, en los Tipo 82. Los Tipo 42 cuentan con un hangar y cubierta de vuelo para operar un helicóptero del tipo Sea Lynk para la guerra antisubmarina (ASW).

El diseño fue presupuestado con un techo de £19 millones por cada casco, pero pronto ese valor fue sobrepasado. El diseño final (a un costo unitario de £21 millones) se conoció como 'Batch 3'. A fin de cortar costos, los primeros dos lotes de producción ('Batch 1' y 'Batch 2') tuvieron un casco con longitd reducida en 47 pies (removidos en la proa) y la relación "manga-eslora" también fue reducida. Estos buques tuvieron pobre performance en las pruebas de mar llevada a cabo por el contratista, en especial con mar gruesa, y el casco fue extensamente examinado para detectar otros problemas. Los buques de los Lotes '1' (Sheffield a Coventry) y '2' (Exeter a Liverpool) son notoriamente pobres en su desempeño en navegación comparado con los posteriores del lote '3'.
 

HMS Emperor Of India


Escala 1:600 Marca Airfix (Score 4/10)





El HMS Emperor of India fue un acorazado británico de la clase Iron Duke perteneciente a la Royal Navy. Su nombre original, debía ser Delhi pero se decidió renombrarlo un mes antes de su lanzamiento como Jorge V, que era también Emperador de la India.

El Emperor of India fue puesto en las gradas de Barrow-in-Furness el 31 de mayo de 1912 por la empresa Vickers. Fue botado el 27 de noviembre de 1913 y dado de alta el 10 de noviembre de 1914.




Tras su ata, el Emperor of India se unió a la primera escuadra de combate de la Gran Flota , con base en Scapa Flow. El Emperor of India se unió posteriormente a la cuarta escuadra como buque insignia del almirante A. L. Duff. El rey Jorge V visito el Emperor of India cuando inspeccionaba la flota en Scapa Flow en 1915.



Fue modernizado en Invergordon mientras se producía la Batalla de Jutlandia en 1916. En este combate naval, el Emperor of India fue reemplazado como buque insignia del almirante Duff por el HMS Superb. En 1917, el Emperor of India reemplazó a su gemelo, el HMS Marlborough como segundo insignia de la primera escuadra de combate.



El Emperor of India estuvo presente en la rendición de la Flota de Alta Mar alemana en noviembre de 1918. Sobrevivió al clima de recortes posterior a la Primera Guerra Mundial y fue asignado a la Flota del Mediterráneo en 1919.



Fue dado de baja en 1929 y hundido como buque objetivo el 1 de septiembre de 1931. Fue reflotado al año siguiente y vendido para desguace el 6 de febrero de 1932.



Astillero Vickers, Barrow-in-Furness


Clase Clase Iron Duke

Puesta en grada 31 de mayo de 1912

Botado 27 de noviembre de 1913

Asignado 10 de noviembre de 1914

Destino baja en 1931

hundido como objetivo en 1931

reflotado y desguazado en 1932

Características generales

Desplazamiento 25.000 t

29.500 t apc

Eslora 195,00 metros

Manga 27,40 metros

Calado 9,75 metros

Armamento 10 cañones de 343 mm (13.5”) (5x2)

12 cañones de 152 mm(6 “) en casamatas

2 cañones de 76,2 mm (3”) antiaéreos

4 tubos lanzatorpedos supergidos de 533 mm 21”

Propulsión 4 Turbinas Parsons

4 hélices<

18 calderas Babcock & Wilcox o Yarrow

29,000 Cv.

Velocidad 21,25 nudos

Autonomía 14.000 millas a 10 nudos

Tripulación 925 hombres 


HMS Edinburgh 16


Escala 1:600 Marca Airfix (Score 4/10)






El HMS Belfast junto a su cabeza de serie el HMS Edinburgh son las dos últimas unidades de la clase Town, calificados ambos como Cruceros Ligeros. Entregado a la Royal Navy el 03/08/1939, a los tres meses de su entrega colisionó con una mina magnética, y estuvo en reparación tres años: No volvió a entrar en servicio hasta en octubre de 1942. Aprovechando la reparación se le efectuaron modificaciones, se quito la catapulta y su artillería AA fue reforzada en 1944-45, con 20 cañones de 40 mm. y 14 de 20 mm. AA. Fue retirado del servicio en 1971, y conservado como buque museo en el Támesis cerca de la Torre del puente de Londres.




Construido por: Harland & Wolf en Govant, Reino Unido.



CARACTERÍSTICAS:



DEPLAZAMIENTO: 15.138 Tn.

ESLORA: 187 m.

ESLORA: 20 m.

CALADO: 7m.

PROPULSIÓN: 4 hélices, 4 turbinas Parsons, 4 calderas Admiralty, 80.000 CV.

VB: 32,5 nudos.

AUTONOMÍA: 5.300 millas a 13 nudos.

DOTACIÓN: 855.

ARMAMENTO: 12 cañones de 152/50 mm BL Mk XXIII en cuatro montaje triples // 12 cañones AA de 102/45 QF Mk XVI en 6 afustes dobles reducidos en 1944 a 8 en cuatro montajes // 16 cañones AA de 40.5/40 mm pom-pom en dos montajes óctuples, aumentados en 1944 a 40 adicionandole cuatro montajes dobles y cuatro cuádruples.

// 5 cañones AA Bofors en torres sencillas de 40/56 mm. instalados en 1945 // 14 cañones simples AA Oerlikon de 20/70 mm instalados en 1944 y reducidos en 1945 a ocho // 8 ametralladoras Vickers de 12,7 mm // 6 TLT 533 mm. Mk IX* en dos lanzatorpedos triples // 2 aviones Supermarine Walrus, eliminados al final de la guerra

PROTECCIÓN: Cintura 114 mm. // Cubierta 51mm. // Torres 25mm.
 
Muy probablemente, el crucero ligero HMS Edimburgh no pasarí­a a la historia de no ser por lo rocambolesco de su hundimiento, las circunstancias que en él se dieron, y la carga que transportaba.




El HMS Edimburgh fue construido en 1936 en Newcastle, entrando de inmediato a formar parte de la Royal Navy como crucero ligero. No disponí­a ni de un armamento espectacular ni de un casco acorazado, pero era un tanto revolucionario en el sentido de contar con un primitivo equipo de radar y de control de artillerí­a bastante avanzado en esos tiempos. Contaba además con la particularidad de poder portar tres hidroaviones en su cubierta que se utilizaban en labores de valioso reconocimiento aéreo.



Durante la segunda guerra mundial se le pudo ver frecuentemente patrullando por el Mediterráneo y anclado en Gibraltar, siendo posteriormente destinado a otra labor menos agradable: escoltar los convoyes de buques aliados que abastecí­an a la URSS a través del océano Glacial írtico. A la intensa presión psicológica que constituí­a el tráfico en convoyes (siempre esperando el temido ataque de los submarinos alemanes) la ruta por estos gélidos mares era un auténtico calvario por las bajas temperaturas ambientales que hací­an formarse una costra de hielo sobre las estructuras y las armas del buque que tení­an que ser constantemente eliminadas sin cesar por las tripulaciones utilizando lanzas de vapor. El estado de la mar era frecuentemente malo, el peligro de los bancos de hielo amenazadores, y la visibilidad mí­nima.



En una de sus misiones, el HMS Edimburgh partió de la base de Scappa Flow el 06 de Abril de 1942 para formar parte de la escolta del convoy PQ14, con destino al puerto ruso de Murmansk ví­a Océano Glacial írtico. El convoy constaba de 24 barcos mercantes, de los cuales 16 se vieron obligados a variar el rumbo y recalar en Islandia debido a las condiciones atmosféricas y a la presencia de la banquisa. El resto de naves (incluyendo el Edimburgh) siguieron ví­a hasta alcanzar Murmansk (si bien uno de los barcos resultó hundido por un submarino alemán) el 29 de Abril. A continuación el HMS Edimburgh debí­a volver a Scappa Flow escoltando el convoy de vuelta, denominado QP11. A la mañana siguiente a la partida, 30 Abril, el submarino alemán U-456 avistó al convoy y lanzó un torpedo que impactó en el costado de estribor del crucero, que si bien comenzó a zozobrar rápidamente pudo mantenerse a flote gracias a la rapidez y pericia de su dotación al disparar los mamparos estancos. El U456 no tardó en reaccionar y le lanzó un segundo torpedo que igualmente hizo blanco en el crucero, destrozando la popa y los servomotores de gobierno, dejando al HMS Edimburgh gravemente dañado. Desde el crucero no tiraron la toalla y trataron de salvarlo remolcándolo de vuelta a Mursmank. Así­ pasaron dos angustiosos dí­as, hasta que tras ser avistados por aviones germanos de reconocimiento, fueron atacados por tres destructores alemanes, cayendo finalmente el HMS Edimburgh hundido.



La historia no acaba aquí­. Lo rocambolesco del caso es que el crucero llevaba en uno de sus pañoles de munición un cargamento de 465 lingotes de oro que hací­an un total de unas 4 millones y medio de toneladas de precioso metal, que constituí­an el pago en metálico del gobierno de Stalin por los materiales enviados por los convoyes aliados a la URSS... tras la guerra, en 1954, el gobierno inglés ‘vendió’ el derecho de rescate del HMS Edimburgh a una empresa privada de recuperaciones submarinas para tratar de recoger el oro del pecio del naví­o, que yací­a a unos 250 metros de profundidad en aguas bravas con una temperatura de alrededor de 4ºC. Lo peligroso y arriesgado de la recuperación no era tan preocupante desde el aspecto técnico de la misma como el protocolo polí­tico dada la coyuntura de relaciones internacionales en plena Guerra Frí­a entre URSS y Reino Unido. La cosa se complicó aún más en 1957, cuando el HMS fue declarado oficialmente Tumba de Guerra, con las (lógicas) restricciones que ello conlleva. No obstante, en los 70s el gobierno de Su Graciosa Majestad se pasó los prejuicios legales, internacionales y morales por el Arco del Triunfo, y adquiriendo un cierto grado de pragmatismo volvió a acordarse de las 4.5 toneladas de oro que yací­an en el írtico y rescató el tema de la recuperación del Edimburgh. A partir de aquí­, y aunque el HMS Edimburgh se hallaba en aguas de la URSS, empezaron a hacerse prospecciones y finalmente en 1981 se encontró el pecio y los submarinistas bajaron hasta él. Con tremendo esfuerzo y algún accidente, pudieron recuperarse 431 de los 465 lingotes de oro antes de dar por finalizada la operación debido a la climatologí­a. En total Margaret Thatcher & cí­a se embolsaron unos 43 millones de libras esterlinas tras excavar y remover entre los restos de aquél naufragio. 


HMS Duke of York 17


Escala 1:350 Marca Tamiya (Score 7/10)









Escala 1:570 Marca Revell (Score 2/10)






El HMS Duke of York (17) fue un acorazado de la clase King George V de la Royal Navy, y el segundo con este nombre. Inicialmente, estaba destinado a llamase Anson pero finalmente, se le cambio el nombre en 1938.
Diseño y Construcción:
Al igual que sus compañeros de clase, fue diseñado bajo los termino del Tratado Naval de Washington. Las “vacaciones” de construcción de acorazados duraron hasta 1931, pero, ya desde 1928, se comenzó a diseñar los requerimientos de los nuevos buques que se esperaban comenzar a construir en 1931.
Pero en 1930, tras el primer Tratado Naval de Londres las vacaciones de construcción, se vieron extendidas a 1937, por lo que no se retomó la planificación hasta 1935, con un desplazamiento máximo de 35.000 toneladas según las directrices del citado tratado naval.
Fue construido en los astilleros de John Brown & Company de Clydebank, en Escocia, que puso su quilla sobre la grada el 5 de mayo de 1937, lo botó el 28 de febrero de 1940, y lo entregó para ser dado de alta por la Royal Navy el 4 de noviembre de 1941.
Una característica distintiva del Duke of York era su plataforma extendida de dirección de tiro colocada tras la chimenea. En este buque, fue extendida sobre la cubierta de botes tras la modernización en la que se retiraron las catapultas e hidroaviones.
Historial:
Fue dado de alta demasiado tarde para participar en la acción contra el acorazado alemán Bismarck, o algún otro navío alemán de superficie durante la Batalla del Atlántico de la Segunda Guerra Mundial.
Sin embargo, el Duke of York tuvo su papel en la reducción del potencial naval alemán. En su crucero de pruebas, en diciembre de 1941, embarcó al Primer Ministro Winston S. Churchill que acudía a una conferencia con el Presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt, arribaron a Annapolis el 22 de diciembre de 1941. En marzo de 1942, escolto a la Unión Soviética PQ-12 con la intención de interceptar al Tirpitz. El 6 de marzo, el Tirpitz salió a la mar, pero no hubo contacto.
A finales de diciembre de 1943, el Duke of York tomo parte con la Home Fleet, de la cobertura de un convoy entre el Reino Unido y la Unión Soviética. Los buques alemanes de superficie estacionados en Noruega, suponían un constante peligro para estos convoys, y forzaba a la vez a la permanencia de la mayoría de las fuerzas navales en las aguas territoriales británica.
Uno de estos navíos, era el Scharnhorst. Durante el trayecto del convoy JW55B, el Scharnhorst dejó su base, y navego en su búsqueda. En el consiguiente combate, el Duke of York se anotó un impacto trivial sobre la sala de calderas del Scharnhorst que evitó su escape e inició su destrucción en la Batalla de Cabo Norte .

La batalla del cabo Norte:
Tras las averías sufridas por el Tirpitz en el fiordo de Trondheim , los ingleses animados por el éxito atacan por medio de su aviación a convoyes alemanes en aguas noruegas al tiempo que deciden que al hacerse éstas algo mas seguras pueden reanudar el tráfico de convoyes por el Ártico, el Almirantazgo británico organiza así dos convoyes, uno que marcha hacia Murmansk JW55B y otro que regresa del mismo lugar RA55A; formados ambos por una veintena de naves el que sale de Gran Bretaña lleva materiales para la Unión Soviética y el que sale de Murmansk vuelve en lastre. A este se le asignan de escolta tres cruceros ingleses, Belfast, Norfolk y Sheffield con cuatro destructores el grupo va al mando del vicealmirante Burnnet que iza su insignia a bordo del Belfast.
La protección del convoy procedente de Gran Bretaña y con destino a Murmansk es mucho más fuerte con algunos cruceros, torpederos y corbetas pero además como escolta indirecta tiene su principal navío en el Duke of York va también el crucero Jamaica y cuatro destructores cuyo grupo va al mando del jefe de la Home Fleet el Almirante Sir Bruce Fraser.
Entre el 22 y el 23 de diciembre aviones alemanes descubren el convoy de modo que no les cabe duda de la dirección del mismo. Los U-boot estacionados o de patrulla en el Ártico se sitúan al oeste de la isla de los Osos con el objeto de localizar al convoy y atacarlo si pasa por aquella zona. Lo descubren el día 25 pero no descubren al Duke of York que navega alejado en su misión de proporcionar una protección a posibles ataques por otra zona. Al respecto el esquema siguiente sobre protección de convoyes aporta algo de luz.
Las travesías marítimas en convoy se remontan al siglo XV cuando los buques mercantes ingleses comenzaron a viajar en convoy para protegerse del acecho de barcos corsarios y piratas. Fue adoptado este sistema en tiempos de los últimos Tudor y la compañía de transportistas de lana los que se encargaron de suministrar la escolta en los viajes. A mediados del siglo XVI fueron los españoles los que comenzaron a hacer uso del sistema ante los continuos ataques de que eran objeto por parte de piratas y corsarios en sus viajes a las indias, siendo la Casa de Contratación la encargada de organizar los viajes y proporcionar barcos armados para la escolta. El sistema fue utilizado cada vez que un país veía amenazadas sus comunicaciones marítimas. Durante la 1ª Guerra Mundial los países aliados hicieron también uso de los convoyes ante los ataques de los buques corsarios alemanes y los submarinos, cosa que asimismo se repitió durante la 2ª Guerra Mundial.
Dentro del método, los aliados recurrieron a dos modos simultáneos de escolta:
escolta directa que protegía al convoy encerrándolo en un círculo echo por destructores o unidades similares (a veces cruceros ligeros) que proporcionaba una protección contra los ataques de submarinos y eventuales ataques de unidades de superficie
escolta indirecta que navegaba con un rumbo paralelo y algo más alejada cubriendo una zona por la que podía surgir un ataque de unidades aéreas o de superficie, con la consiguiente posibilidad de acudir a apoyar a las unidades de protección directa  
Un caso de este tipo de protección fue el que frustró el ataque del acorazado Scharnhorst contra un convoy en dirección a Murmansk.
Los alemanes ignorantes de la presencia del acorazado británico toman las medidas oportunas y además ignora que los convoyes están a punto de cruzarse y que el segundo convoy también tiene como protección buques de guerra.
Dönitz, considera que con los datos de los que dispone, tiene superioridad (ignora los más importantes) a pesar de no disponer del Tirpitz averiado e inmovilizado, pero tiene en Altenfjord al Scharnhorst y seis destructores.
De inmediato ordena que el grupo desplazado a dicho fiordo, compuesto por el Scharnhorst y esos destructores se haga a la mar para interceptar y destruir el convoy JW55B con toda su carga.
De Altenfjord sale el Scharnhorst y cinco destructores el 25 de diciembre a las 19 horas, la exigua flota está bajo el mando del contralmirante Erich Bey , a las 23 horas ya navega a lo largo de las costas noruegas la mar esta encrespada y nada hace presumir una mejoría del tiempo el viento de fuerza 6 aumenta progresivamente lo que hace presumir que en el lugar donde debería encontrarse con el convoy puede superar la fuerza 8 Erich Bey que en su momento había sido comandante de escuadra de destructores sabe el peligro que para sus acompañantes supone un mar tan embravecido y son esas naves (destructores que le acompañan) los que le preocupan.
Pregunta al comandante del grupo de destructores Capitán zür See (capitán de navío) Johannessons su opinión sobre el tiempo y las posibilidades para los destructores y éste le contesta a su vez que puede soportarlo de momento y que espera que las condiciones meteorológicas mejoren.
En la madrugada del día 26 el almirante Fraser es informado de que el acorazado alemán Scharnhorst está en el mar, Fraser ordena al convoy echarse más al norte y además cursa ordenes para que los destructores del convoy que viene de Murmansk refuercen la protección del convoy JW55B y para que los cruceros Belfast, Norfolk y Sheffield salgan al encuentro del acorazado alemán que en vano trata de establecer contacto con el convoy.
A las 8,40 y a unas 15 millas, los cruceros ingleses ya saben donde está el Scharnhorst al establecer contacto por radar, media hora después el Norfolk abre fuego y el Scharnhorst responde de inmediato, tras un intercambio de cañonazos uno de los cuales impacta en el Scharnhorst inutilizándole el radar delantero, el acorazado alemán se aleja a toda máquina en dirección noroeste para buscar el convoy perdiendo los cruceros el contacto.
Burnnet, se encontraba ahora ante un dilema, porque desconocía el siguiente paso de su enemigo, por lo cual debía dilucidar cual sería el siguiente movimiento a hacer, decidió seguir un rumbo similar al del acorazado alemán que era convergente con la ruta del convoy y del enemigo cualquier error de cálculo hubiera supuesto la pérdida del convoy porque el Scharnhorst podía aparecer por cualquier parte dando un pequeño rodeo, causar los estragos al convoy y desaparecer entre la neblina sin dejar rastro.
Aproximadamente tres horas y media más tarde más tarde los buques se volvieron a encontrar al noreste, Burnnet había acertado en sus previsiones y Bey veía descorazonado que de nuevo era descubierto y ordenó abrir fuego tras una serie de andanadas, (un proyectil estalló en la popa del Norfolk ) tras las cuales viro rumbo a puerto; los destructores que acompañaban al Scharnhorst ya habían recibido la orden de regresar desde los alejados lugares situados al suroeste a los que Bey les había mandado a buscar al convoy sin ningún éxito. Bey no desconocía que durante su primer encuentro con los cruceros se habían radiado mensajes del almirantazgo británico y que ya hacia algún tiempo que la flota británica estaba tras sus pasos sin contar los posibles ataques aéreos que sin duda se podrían producir.
No sabia que 150 millas al suroeste se acercaba a toda máquina para cortarle el paso el Duke of York acompañado del crucero Jamaica y cuatro destructores, la maniobra de interceptación no podía tener ningún error, pues la ventaja del Scharnhorst era su velocidad y un pequeño desvío supondría perder las esperanzas de destruirlo para ello resultó decisiva la intervención de los tres cruceros, Belfast, Norfolk y Sheffield que perseguían al fugitivo a una distancia prudencial sin perder contacto por radar y en cada momento enviaban informes a Fraser sobre la posición del navío alemán, durante esa persecución el grupo fue perdiendo efectivos ,en el Norfolk se estaba intentando apagar los incendios que habían provocado los impactos del Scharnhorst y eso hizo que el crucero inglés redujera su velocidad y se fuera distanciando ligeramente de su buque insignia, por otra parte en el Sheffield no estaban exentos de problemas cuando también y por una avería en sus turbinas, tuvo a su vez que reducir su marcha, así que el Belfast se quedó solo en su persecución del fugitivo, Parham, que era el comandante del Belfast temía que los alemanes comprobaran que estaba solo (recordar que el Scharnhorst tenia el radar de popa aún intacto) y dieran la vuelta, el capitán de navío Parham pensaba acertadamente que el acorazado alemán hubiera destrozado su barco.
Fraser por su parte cumplió con otra parte del papel asignado en éste drama evitando enviar mensajes o hacer cualquier cosa que delatara su presencia a Bey.
Por fin hacia las 16,30 el trabajo de los oficiales de derrota y los cálculos hechos con precisión dieron sus frutos, Fraser ya tenia a su presa en la trampa y rompiendo el silencio ordenó a Burnnet que iluminaran al enemigo con bengalas ( ya había oscurecido) Burnnet cumplió de inmediato la orden y en medio de sus bengalas se vio claramente al acorazado alemán y el Duke of York abrió fuego los proyectiles surcaron la oscuridad silbando en busca del blanco en la primera andanada el Scharnhorst quedo ahorquillado la siguiente ya podría dar sus frutos las altas columnas de agua marcaron claramente la distancia y la posición para el siguiente disparo y la siguiente andanada dio de lleno, el Scharnhorst respondió al fuego y uno de sus proyectiles alcanzó los mástiles del Duke of York, averiando los cables del radar de artillería Bey cambió su rumbo hacia el este para poner a su buque al amparo de la oscuridad seguido por el Duke of York que no cesaba de disparar y de atinar en el blanco, por fortuna los impactos recibidos no causaron daños en la propulsión del Scharnhorst y casi a las 18,30 ya se hallaba fuera del alcance del acorazado británico.
No tardó mucho Bey en darse cuenta de que todo estaba decidido y que no podría huir tan fácilmente, Fraser que sabia que su acorazado no alcanzaría nunca al Scharnhorst había ordenado a sus destructores atacar y estos lo hicieron a toda velocidad de la que eran capaces y que era superior a la del acorazado alemán, por estribor se le acercaron el Sauvage y el Saumarez y por babor lo hicieron el Scorpión y el Stord, el Scharnhorst abrió fuego con sus cañones secundarios pero su precisión dejaba mucho que desear, quizás el castigo ya inflingido era la causa de tanta imprecisión aún así consiguió hacer blanco en el Saumarez.
Los destructores llevaron el ataque a límites extremos y en vez de lanzar a las distancias más frecuentes (alrededor de 10000 metros) ni siquiera las mínimas de seguridad (en torno a los 6000) lo hicieron a 2000 metros y por momentos aún mas cerca, lanzaban sus torpedos y se alejaban a recargar, el ataque fue demoledor y el buque alemán disparaba sin tregua pero sin precisión los ataque tuvieron efectos casi inmediato el Scharnhorst comenzó a embarcar demasiada agua y a perder velocidad el Duke of York lo tuvo de nuevo al alcance de sus cañones de 14” y el Jamaica se acercó hasta el punto de poder disparar a quemarropa.
Fraser dio la última orden en la batalla “que despejen la zona del blanco todos los buques salvo los que dispongan de torpedos y un destructor con reflectores” a continuación los destructores y los cruceros lanzaron varios torpedos por fin el Jamaica se acercó para darle el tiro de gracia y en un tremendo mar de explosiones escupiendo fuego por todos lados el Scharnhorst se recostó sobre un costado yéndose finalmente a pique, eran las 19,48 del 16 de diciembre de 1943, a continuación los buques ingleses se acercaron a coger supervivientes.
El castigo al acorazado alemán había sido atroz cientos de impactos habían hecho blanco, entre ellos 11 torpedos de 55 lanzados, de 1900 hombres, solo se consiguieron salvar 36 recogidos por el destructor Scorpión las firmas de los cuales, se encuentran hoy día en un papel, guardado en una vitrina a bordo del Belfast el cual cualquier visitante puede ver.
El reconocimiento de Fraser al heroísmo de los tripulantes del Scharnhorst, se hizo patente cuando días después, el Duke of York pasó por el lugar donde había sido hundido el buque alemán, el propio Fraser junto a sus oficiales y una guardia de honor formada junto a la barandilla posaron en posición de firmes mientras se lanzaba al mar una corona de flores.
Tras el hundimiento del Scharnhorst y la retirada de gran parte de los navíos más pesados de Noruega, la necesidad de mantener fuerzas con gran poder de fuego en aguas territoriales británicas, se vio notablemente disminuida. Tras su modernización en Liverpool durante 1944 la cual incluyó el refuerzo de su artillería antiaérea, el Duke of York navegó hasta el Océano Pacífico para unirse a la flota británica del pacífico, a la cual se acopló para tomar parte de la invasión de Okinawa. Fue buque insignia de la flota británica durante la rendición de Japón.

Tras el final de la guerra, el Duke of York permaneció en activo hasta abril de abril de 1949. En esos momentos, los acorazados, si no totalmente obsoletos, comenzaban a aproximarse velozmente hacia la obsolescencia. Los acorazados, requerían además mucho dinero y mucha tripulación para mantenerse en activo, dos cosas que en la Gran Bretaña de la post guerra, no sobraban. El buque, fue desguazado en 1957 en Faslane.
Astillero John Brown Shipyards, Clydebank, Escocia
Clase Clase HMS King George V (1939)
Autorizado 16 de noviembre de 1936
Iniciado 5 de mayo de 1937
Botado 28 de febrero de 1940
Asignado 4 de noviembre de 1941
Destino reserva en 1951
baja el 18 de mayo de 1957
desguazado en Shipbreaking Industries, Ltd., Faslane, Escocia
Características generales
Desplazamiento 42.200 t apc
Eslora 227,00 m
Manga 31,40 m
Calado 10,50 m
Armamento original:
10 cañones de 355 mm Mk VII
16 cañones de 133 mm Mk I
64 cañones de 2 libras pom-pom (40 mm)
1945: 10 cañones de 356 mm (1x2 + 2x4)
16 cañones de 133 mm (8x2)
64 cañones de 2 libras (40 mm) (8x8)
24 cañones de 2 libras (40 mm) (6x4)
8 cañones Bofors de 40 A/A (2 × 4)
16 cañones Oerlikon 20 mm A/A in (8x2) 39 cañones de 20 mm Oerlikon A/A en montajes simples
Propulsión 8 Calderas Admiralty
4 turbinas Parsons
4 hélices de tres palas de 4,42 m de diámetro
125.000 Cv
Velocidad 28,00 nudos
Autonomía 6.000 millas a 14 nudos
Tripulación entre 1.314 y 1.631
Aeronaves 4 hidroavionesSupermarine Walrus
1 catapulta (retirados en1944)
 
 

domingo, 22 de noviembre de 2015

HMS Dreadnought


Escala 1:350 Marca Zvezda (Score 9/10)














Para comprender el significado del título hay que recordar que el buque origen del acorazado moderno, el Dreadnought, marcó un hito en la combinación de poder naval y tecnología. En su caso, se advierte una ruptura radical con el lento proceso de evolución que había llevado gradualmente al desarrollo del buque de guerra desde las galeras Salamina y Actio hasta el galeón y desde allí al buque de línea nelsoniano, para luego incorporar el vapor y el acero en su diseño y propulsión. Con el Dreadnought, por primera vez, se abandonaba el uso tradicional y se lo reemplazaba por los limites de la tecnología vigente, nacía por tanto el concepto de State of the Art. 

Pero ¿qué es aquello que transformó el poder naval del mundo contemporáneo? El Dreadnought pudo ser un buque más de los cientos que se construían en la principal potencia del mundo durante los primeros años del siglo XX. Sin embargo, cuando la quilla de este buque simultáneamente conoció la mar y a la bandera británica en 1905, su sola existencia presagiaba una nueva competencia por el poder y el predominio marítimo mundial. Con él nacían los acorazados monocalibres, naves que revolucionaban la clásica construcción de buques capitales. Su armamento monocalibre permitía el tiro por salvas, lo que hasta esa época sólo había sido teoría; su andanada superaba en 600 Kg. a la de sus contemporáneos. Con su gran alcance, podía imponer el combate a larga distancia con sus piezas pesadas que, hasta entonces, sólo se empleaban para rematar de cerca a los buques enemigos previamente averiados por la artillería media. Con este hecho, cada país que se preciaba de importante, vio con asombro el gran avance tecnológico de la marina británica e inició el desarrollo de sus propias variedades de la nueva maravilla de la tecnología, en lo posible, mejorando el modelo original. Con lo anterior, a partir de 1905 poseer un acorazado tipo Dreadnought significó asegurarse el prestigio de poseer el buque mas sofisticado del mundo, que aparte de entregar a su Marina de Guerra el poder físico de disuación y fuerza, donaba además importantes laureles a la totalidad de la industria nacional del país dispuesto a asumir este desafío. 

Debe pues señalarse que poseer un acorazado de este tipo significaba para las empresas siderúrgicas el desarrollo de aceros de blindaje más sofisticados y resistentes; para sus arsenales significaba trabajar arduamente en el diseño de artillería y proyectiles cada vez más potentes y poderosos y a su industria óptica le permitía desarrollar sistemas de control de fuego y telémetro más precisos. De cierta manera, y como tan bien lo planteara aquel testigo y nostálgico sobreviviente de aquella época, el Profesor Dr. Oscar Parkes, el Dreadnought fue " la más superlativa creación del hombre que jamás haya surcado las olas". 

Pero más allá de esta razón de prestigio, en último término estos buques tenían que ser capaces de cumplir una misión mucho más específica y directa que el solo hecho de transmitir una sensación de orgullo en las paradas navales, y es quizás este mismo hecho real, el que los convertía en medidores tan eficientes del poder nacional.

La potencialidad que se medía en los acorazados a partir del tipo Dreadnought era a través del fuego de su artillería, que en términos comparativos, debía destruir a su potencial adversario, mientras que por otra parte, a través de su blindaje, la nave debía resistir de la mejor forma el fuego equivalente del enemigo. De lo antes expuesto, podemos afirmar que el acorazado se resumía, primordialmente, en una combinación de potencia de fuego sumado a un Staying power, término Británico que resume la capacidad de resistir la acción destructora enemiga mediante una combinación de resistencia pasiva y maniobra.La velocidad, otra variable de vital importancia, encontró en los Dreadnoughts una medida Standard, por cuanto requería tener presente las restricciones y concesiones que implicaba cualquier diseño, enfatizando siempre la potencia de fuego y el blindaje antes mencionado. 

Pero antes de entrar a visualizar en detalle las características de nuestro objeto de estudio, hay que hacer hincapié en que su primera gran virtud la representa su armamento. Mientras hasta su época, las unidades pesadas de cualquier marina dividían su artillería principal en dos calibres, en este buque el armamento se concentraba en uno solo. La antigua división en cañones para "hundir acorazados", universalmente aceptados como de calibre 12 pulgadas (305 mm), embarcados normalmente en numero de cuatro, en torres o montajes a proa y popa, eran acompañados por cañones menores para "hundir destructores", de calibres que iban entre las 4 pulgadas (101´6 mm) hasta las 6 pulgadas (152 mm). Dispuestos normalmente en las bandas. La razón para esta selección estaba dada en que los cañones de más grueso calibre tenían una cadencia de tiro extraordinariamente baja, normalmente no superior a un disparo en más de un minuto, lo que impedía realmente una precisión digna de tal nombre en el fuego a larga distancia. De esa manera, los cañones menores, de mayor velocidad de tiro, en virtud a su fácil carga y puntería, se encargaban de "lisiar" a adversario, destruyéndole su artillería u otros elementos expuestos para luego permitir una aproximación a corta distancia para que las piezas de grueso calibre asumieran su rol de destrucción final. Los Dreadnought eliminarían esta distinción, concentrándose sólo el poseer el calibre más grueso -de ahí la denominación de "monocalibres"-, que merced al desarrollo de la tecnología, habían logrado aumentar en algo su velocidad de tiro. De esta manera, se confiaba en que con solo unos pocos impactos, el enemigo sería hundido, además de que permitía entrar en combate a mayores distancias, aprovechando así las ventajas del desarrollo reciente en sistemas ópticos de puntería y control de fuego. Sin dudas, en este planteamiento teórico, que pudo ser llevado a la práctica, los nuevos buques a partir de 1905, marcaron el inicio de una nueva época en la construcción naval de buques capitales. 
 
Obviamente, este desafío iniciado por Gran Bretaña, tal como lo señalamos, no podía permanecer sin respuesta, y es así que rápidamente las demás potencias de Europa EEUU. y Japón pronto se lanzaron a una nueva competencia, en cuanto el nuevo invento había obligado a todas las marinas a partir de cero con respecto a buques capitales. Al enorme proceso de diseño y construcción corresponde en parte importante el periodo de la paz armada, imprimiendo la dinámica nacionalista que precipitó al mundo pocos años más tarde en los horrores de la Primera Guerra Mundial. 

Siguiendo las teorías y los estudios del italiano Vittorio Cuniberti y el empeño y los conceptos operativos de sir John Fisher, el día 2 de Octubre de 1905 se puso la quilla del HMS Dreadnought, primer acorazado monocalibre del mundo. La botadura tuvo lugar el 10 de Febrero del año siguiente y, tras una prodigiosa rapidez en los trabajos de alistamiento, el buque estuvo terminado menos de un año después, prueba evidente del entusiasmo e interés que su construcción despertó entre militares, técnicos y maestranzas civiles. 

Casco y superestructuras 
El casco del Dreadnought tenía un largo castillo que daba a la proa una altura de bordas de 8´5 m. El castillo progresaba hacia popa para unirse a la toldilla, a fin de permitir el tiro "hacia delante" de las torres principales de 305 mm. en posición lateral. El conjunto castillo-toldilla se extendía por casi la mitad del buque. 

Las líneas del casco, particularmente afinadas a proa y macizas a media eslora a fin de convertirlo en una plataforma verdaderamente estable, contribuían sensiblemente a la velocidad del buque (que alcanzaba los 21 nudos), aun contando con un aparato motor que desarrollaba tan solo 23.000 hp. La proa, de acuerdo con la tradición, terminaba en un espolón redondeado, mientras la popa era del tipo crucero. La maniobrabilidad quedaba asegurada por dos timones compensados paralelos, que actuaban detrás de las hélices y, obviamente, de las cuatro líneas de ejes. 

Uno de los rasgos distintivos del buque era un gran palo trípode a popa de la chimenea proel, lo cual, debido a los humos de ésta, comportaba consecuencias negativas para la visibilidad desde la cofa del propio palo y para la señalización con banderas. Por otra parte, la posición de esta chimenea proel era demasiado cercana al puente de mando, en el que provocaba problemas de habitabilidad. Entre las torres popeles de 305 mm. se encontraba un segundo palo trípode, más pequeño y también con cofa. En ambos palos se hallaban instalados los telémetros principales. 

La altura metacéntrica de la unidad era de 1´546 m. cifra demasiado alta que, si bien mejoraba la estabilidad (favorecida también por la especial forma del casco a la altura de la sección maestra), daba un momento de adrizamiento muy breve durante el balance. Para la dotación, el Dreadnought resultaba un buque de habitabilidad incómoda y dura. 

A fin de hacerse una idea aproximada de las características del primer buque de batalla moderno, es interesante conocer sus diferentes exponentes de carga en el momento de su entrada en servicio: 


Casco: 6.100 tm 
Protección 5.000 tm 
Armamento 3.100 tm 
Aparato motor 2.050 tm 
Otros pesos 1.650 tm 

Protección 
Cerca del 28% del peso del Dreadnought en desplazamiento a carga normal se debía a la protección: 5.000 toneladas de blindaje. La protección de los pañoles de munición residía en los mamparos internos de 500 mm. de espesor, mientras la protección de los pañoles de las dos torres dispuestas sobre los costados era de 102 mm, valor ciertamente exiguo, tratándose de pañoles situados junto a los costados. 

La protección subacuática estaba confiada a dos mamparos longitudinales (uno por banda) antitorpedos y no acorazados. En cuanto a los mamparos divisorios, que se alzaban hasta 2´75 m sobre la flotación, no tenían aberturas para puertas estancas. Esta medida, al menos de forma teórica, debía permitir encajar la explosión de dos torpedos en cualquier zona del casco. Por otra parte, el buque disponía asimismo de redes contra torpedos, por entonces muy en boga y de uso casi generalizado, dotadas de sus respectivos botavantes. 

En conjunto, la protección del Dreadnought fue considerada suficiente, pero no excesiva. Posteriores experiencias bélicas demostrarían que una protección de esas características resultaba insuficiente. Las 5.000 toneladas de blindaje estaban distribuidas, entre las diversas zonas vitales, del siguiente modo: 

Cintura 1.950 tm 
Cubierta 1.350 tm 
Pañoles de munición 250 tm 
Aparato motor 100 tm 
Torres de grueso calibre 1.260 tm 
Puesto de mando 100 tm 
 

Aparato motor 
La adopción de un aparato motor a base de turbinas Parsons permitió, a paridad de potencia, un notable ahorro de peso, respecto a las máquinas alternativas de los acorazados precedentes. La introducción de dichas turbinas fue idea del propio Fisher, que contó con el apoyo de Parsons, su constructor. Esta instalación resultó un gran éxito, que hubiera sido aún mayor si las calderas (debido al temor del Almirantazgo respecto a las disponibilidades de nafta) no hubiesen sido de combustión mixta. 

Los consumos referentes a la potencia desarrollada eran muy bajos a mucho andar y demasiado elevados a poca velocidad: 17´5 toneladas por hora a 23.000 hp, y 11 toneladas por hora a 10.000 hp. Los resultados obtenidos durante la fase de proyecto y en las pruebas efectuadas en el canal de Haslar fueron valoradas de manera tan satisfactoria, que el famoso arquitecto naval Foudre no se avino a creer que una potencia tan limitada permitiese una velocidad superior a los 20 nudos. Cuando el Dreadnought fue objeto de las pruebas a plena potencia, alcanzó los 22´4 nudos, con una potencia de 24.700 hp. 

Armamento 
La autentica razón de ser del Dreadnought residía, junto con el aparato motor, en el armamento, con una solución monocalibre para la artillería principal, tal y como había sostenido Cuniberti y demostrado la batalla de Tsushima. 

Para este buque se optó por la disposición de las diez armas de 305/45 mm en torres dobles, tres en crujía y dos laterales, de modo que estas últimas pudiesen disparar, en teoría, tanto por popa como por proa. Obviamente, la deflagración propia de estas piezas no permitía el tiro simultáneo en sentido longitudinal al buque de las dos torres laterales. Ello comportó que, tanto por popa como por proa, el fuego correspondiese siempre a cuatro cañones (de los que dos debían pertenecer a una de las torres en crujía) y nunca tirando exactamente sobre el eje longitudinal, sino con una inclinación de algunos grados.

La artillería principal no era de nuevo modelo y no fue estudiada para ser embarcada en un buque absolutamente nuevo, tanto constructiva como conceptualmente. A fin de ahorrar tiempo para el alistamiento, se emplearon las piezas preparadas para dos acorazados de la clase Lord Nelson. 

La artillería secundaria de 76/50 mm. fue distribuida por toda la extensión del casco: algunas piezas se instalaron en el techo de las torres principales y otras en distintos sectores del buque. Los cañones dispuestos en el techo de la torre principal proel fueron dotados más tarde de un escudo trasero para sustraer el puente de mando de los efectos de las deflagraciones. 

Una característica curiosa en el armamento de este buque estribaba en la presencia - además de los 23 torpedos de 457 mm. para los tubos de lanzar embarcados - de 6 ingenios de 356 Mm., que debían emplearse por las embarcaciones de vapor de a bordo, convertidas en torpederas. Sin embargo, esta solución no fue nunca aplicada. 

El buque disponía de dos direcciones de tiro, de las que la segunda se hallaba entre las chimeneas. Los telémetros principales se encontraban en los palos trípodes, que, respecto de los convencionales, eran más elásticos y transmitían menos vibraciones. El número de proyectores era de 13. 

Actividad 
En enero de 1906 navegó hacia el Mediterráneo y desde allí a Puerto España, Trinidad, en donde lejos de la mirada crítica de sus detractores ingleses y fuera de la vista de rivales extranjeros, sus motores y armas fueron objeto de un entrenamiento cuidadoso por parte del capitán sir Reginald Bacon. Su informe demostró el éxito del diseño. “Ningún miembro del comité de diseños,” escribió, “se hubiese atrevido a aventurar que todas las innovaciones introducidas en el buque habrían resultado tan exitosas”. Tras su entrada en servicio, el Dreadnought se convirtió en buque insignia del comandante en jefe de la Metropolitan Fleet de Abril de 1907 a Mayo de 1912. Al estallar la IGM pasó a ser buque insignia de la 4ª división de buques de batalla hasta Mayo de 1916. El 18 de Febrero de 1915 embistió y hundió al submarino alemán U-29, al mando del mítico Otto Weddigen y autor del hundimiento de los cruceros Aboukir, Cressy, Hogue y Hawke. La Royal Navy había tomado cumplida venganza. Después de la incursión de la flota alemana contra Lowestoft, y debido a que su baja velocidad le impedía guardar la formación con el resto de la línea, fue transferido a la desembocadura del Támesis para asegurar la defensa de la zona, asumiendo el papel de buque insignia de la 3ª división. Puesto en la reserva en Rosyth a mediados de Febrero de 1919, le fueron definitivamente apagadas las calderas en 1920 y vendido para el desguace en 1922 a T. Ward & Company. Partió para Inverness en 1923, donde fue desguazado. 
 

Características 
Astilleros Arsenal de Portsmouth 
Colocación de la quilla 02-10-1905 
Botadura 10-02-1906 
Alistamiento 03-12-1906 
Baja 31-03-1920 
------ 
Desplazamiento normal 17.900 tm 
Desplazamiento plena carga 21.845 tm 
------ 
Dimensiones Eslora total: 160´6 m 
Eslora entre pp: 149´3 m 
Manga 25 m 
Calado 8 m 
------ 
Aparato motor 18 calderas Babcock & Wilcox de combustión mixta 
2 grupos de turbinas Parsons a 4 hélices 
Potencia 23.000 hp 
Velocidad 21 nudos 
Combustible 2.900 tm de carbón + 1.120 tm de nafta 
Autonomía 6.620 millas a 10 nudos 
------ 
Armamento 10 de 305/45 Mm. 
27 de 76/50 mm 
5 tlt de 457 mm 
------ 
Protección vertical máxima 280 Mm. 
Protección horizontal máxima 76 Mm. 
Protección artillería máxima 280 Mm. 
Protección puesto de mando máx 280 Mm. 
------ 
Dotación: 773 tripulantes y oficiales 
 
Naturalmente, dicho desafío en la ingeniería naval no podía quedar si contestación por parte de las demás potencias navales. Los Estados Unidos habían diseñado ya el USS Michigan y South Carolina, que montaron ocho armas 12 pulgadas en cuatro torres situadas en la línea de crujía. Aunque ambas quillas fueron colocadas después de la botadura del Dreadnought . 

Alemania respondió inmediatamente al desafío británico con las órdenes para cuatro Nassau. Las naves de esa clase montaban doce cañones de 11´3 pulgadas. 

Y en Italia en 1907 colocaron el Dante Alighieri, la primera nave en montar torres triples en la línea de crujía.